miércoles, julio 24, 2024

Cada vez comemos más cosas: cómo ir introduciendo nuevos alimentos

¿Quieres introducir nuevos alimentos en la dieta de tu bebé? Te damos algunos consejos para comenzar con la alimentación complementaria.

La alimentación complementaria

La alimentación complementaria, conocida como AC, es el proceso en el que se ofrecen a los bebés alimentos sólidos o líquidos distintos de la leche materna o de la leche de fórmula. Se trata del comienzo de la ingesta de alimentos por parte de los peques.

Según la guía sobre sobre la alimentación complementaria de la Asociación Española de Pediatría (publicada en 2018), a partir de los seis meses de edad o de los cuatro en el caso de bebés no lactantes ya se puede comenzar a introducir progresivamente alimentos sólidos. Esto es orientativo, ya que se puede comenzar siempre y cuando el bebé tenga las destrezas psicomotrices que le permitan manejar y tragar los alimentos de forma segura. Estas son:

  • Puede agarrar la comida con la mano y acercarla a la boca.
  • Es capaz de mantenerse sentado con apoyo.
  • Ya no tiene reflejo de extrusión, o lo que es lo mismo, no expulsa los alimentos no líquidos con la lengua.
  • Muestra interés por la comida.

Los expertos recomiendan no demorar más allá del séptimo mes la AC, ya que puede tener riesgos nutricionales, aumenta el riesgo de desarrollar intolerancias y una peor tolerancia a los nuevos sabores.

Con qué alimentos comenzar y cómo tratarlos

No existen alimentos mejores para comenzar, aunque sí algunas recomendaciones:

  • elegir alimentos ricos en hierro y zinc
  • introducir los alimentos progresivamente de uno en uno para ir viendo la aceptación del bebé
  • mantener el sabor natural de los alimentos, sin agregarles sal, azúcar ni edulcorantes

Se sabe que el gusto por los diferentes sabores se acostumbra desde temprana edad (incluso desde el embarazo, tal como vimos en el artículo de la estimulación prenatal)

Si acostumbramos al paladar a los sabores de las frutas y verduras, su consumo será mayor a lo largo de la vida. Además, una exposición precoz a sabores variados podría disminuir el riesgo de desarrollar neofobia alimentaria.

Estos son los alimentos con los que puedes comenzar:

  • A partir de los 6 meses: cereales, frutas enteras (mejor que en zumo), hortalizas, legumbres, huevo, carne roja, pescado, pollo o aceite de oliva.
  • A partir de los 10-12 meses: leche entera, yogur o queso tierno.

Alimentos que se introducen mucho más tarde

  • Solo a partir de los 3 años, aquellos alimentos sólidos con riesgo de atragantamiento, como los frutos secos enteros o la zanahoria cruda.
  • Solo a partir de los 12 meses, pero lo más tarde posible y en la menor cantidad posible: alimentos como bollería, azúcares, miel, cacao, galletas, embutidos y charcutería.

Consejos para introducir nuevos alimentos

  • No obligues, presiones o premies, ya que esto puede interferir con la percepción del niño de su propia saciedad y crear problemas con la comida. Si no come o “se porta mal”, mantén una actitud neutra, sin enfado.
  • Si el peque rechaza un alimento, no desistas. Ofrécelo en los siguientes días sin presionar para que lo coma. Cuanto más se le exponga un alimento, más se favorece la tolerancia.
  • No definas las cantidades de lo que tiene que tomar obligatoriamente.
  • Respeta sus sensaciones de hambre y saciedad.
  • No ofrezcas comida como consuelo emocional.
  • Evita distracciones (como pantallas) y, en la medida de lo posible, haz que coma con el resto de la familia en la mesa (aunque sea con la trona).

Más información aquí.

spot_imgspot_img

Artículos Relacionados

¡¡Síguenos en RRSS!!

1,566FansMe gusta
1,548SeguidoresSeguir
1,641SeguidoresSeguir

Conoce nuestra Escuela Infantil

Indícanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para fijar un día y hora. ¡¡Tenemos muchas ganas de enseñarte nuestra Escuela Infantil!!

Visita Virtual Vallmontspot_img

Últimos Artículos