martes, diciembre 5, 2023

Cuando los adolescentes nos piden más libertad

El deseo de tener más autonomía forma parte del crecimiento saludable de los niños. ¿Cómo se gestiona la libertad en los adolescentes?

La adolescencia es una etapa fascinante en la que los niños comienzan su viaje hacia la edad adulta. En ese contexto, necesitan conocer su propia identidad e ir poco a poco siendo más autónomos, tanto en sus decisiones como en sus responsabilidades.

Dentro de esa búsqueda y de esa transición sus ganas de libertad se hacen más evidentes, y a los adultos nos preocupa lo que pueden llegar a hacer con esa libertad.

Como comentamos en el artículo de la construcción de la identidad en la adolescencia, existen cuatro áreas mediante las cuales el adolescente desarrolla su autonomía: la independencia, la aceptación de su cuerpo, la integración y la consolidación de la identidad. En el artículo de hoy reflexionamos sobre la independencia y las ansias de libertad.

La búsqueda de la independencia en la adolescencia

Los adolescentes sienten un conflicto entre la dependencia que tienen de sus padres o tutores y su necesidad de independencia. Esto genera a menudo conflictos, por lo que es preciso que los padres practiquen la escucha activa y poco a poco vayan adaptando las normas y flexibilizándolas. Esto es una oportunidad para que les enseñemos a afrontar situaciones y resolver conflictos desde la estabilidad y el equilibrio.

En su búsqueda de la independencia pueden criticar los valores tradicionales que han vivido en casa, buscar experiencias nuevas y solicitar que las restricciones que tenían de pequeños se vayan flexibilizando. Pero no lo hacen por querer confrontar en casa, solo es una manera de conocerse y ponerse a prueba.

Los límites son necesarios, también en la adolescencia

Precisamente los límites son esenciales. Sí, es posible que intente saltárselos o modificarlos, pero los límites claros y progresivos les ayudarán a ir desarrollando la madurez que les permita tomar decisiones y ganar autonomía.

Estos límites no imposibilitan la libertad, solo marcan las condiciones en las que podrán moverse con libertad.

Algunos consejos para poner límites a los adolescentes:

  • Evita la ambigüedad. Si dices que tiene que llegar “sobre las 9” puede que llegue a las 9:50, y justificará que no estaba claro.
  • Pon límites coherentes y consecuentes. Los límites “porque sí” no enseñan nada, los límites deben tener una justificación.
  • Si se transgreden, deben tener unas consecuencias claras y proporcionales a la falta.

Cuida el vínculo con tu hijo o hija. Muchas veces estamos tan preocupados por lo malo que pueda hacer con su libertad que nos olvidamos de todas las cosas buenas que está descubriendo. Pregúntale por sus actividades, proponle planes, escucha cuáles son sus gustos, conoce a sus amigos y, en definitiva, involúcrate en su vida también para lo bueno.

Confía. La adolescencia no es más que parte del maravilloso crecimiento hacia la edad adulta, una etapa en la que se explora, pero también en la que los aprendizajes de la infancia están presentes.

spot_imgspot_img

Artículos Relacionados

¡¡Síguenos en RRSS!!

1,566FansMe gusta
1,548SeguidoresSeguir
1,641SeguidoresSeguir

Conoce nuestra Escuela Infantil

Indícanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para fijar un día y hora. ¡¡Tenemos muchas ganas de enseñarte nuestra Escuela Infantil!!

Visita Virtual Vallmontspot_img

Últimos Artículos