miércoles, julio 24, 2024

Cómo calmar las rabietas

Quizá las rabietas sean de los momentos más difíciles de gestionar con nuestros peques de 2 a 5 años, pero te damos las claves para calmar las rabietas y que sirvan de aprendizaje para ellos.

La rabia es una emoción normal que todas las personas sentimos en algún momento. El problema por el cual suceden las rabietas descontroladas es que los niños todavía no tienen desarrollado el cerebro racional, por lo que no tienen manera de racionalizar esa emoción y la expresan como pueden.

El cerebro infantil se va desarrollando poco a poco. Durante los primeros años, el sistema límbico (conocido como cerebro emocional) será el que tenga el control en la mayoría de las situaciones. Eso sumado a sus pocos recursos para comunicarse, que principalmente son no verbales, puede derivar en momentos de rabieta.

No podemos ni queremos evitar que nuestros hijos sientan rabia, pero sí debemos enseñarles a controlar la conducta que se asocia con la emoción. No se trata de que no sientan rabia, se trata de que sepan cómo expresarla.

Las fases de la rabieta y cómo actuar durante ellas

Qué hacer antes de la rabieta

Una vez la rabia ha invadido el cuerpo no hay manera de pararla, por lo que una manera de prevenirla es aprender a ver las señales que nos indican que nuestro hijo está a punto de tenerla.

  • Observa su comportamiento. Generalmente antes de la rabieta hay un preaviso, como levantar la voz, patear o mover los brazos con frustración. Si notamos que se está fraguando la rabieta, podemos hablar con él para saber qué le pasa, darle alternativas o involucrarlo en otra actividad.
  • Evitar situaciones. Si sabemos que siempre se frustra mucho en el supermercado, puedes pedirle que te ayude activamente a realizar la compra siguiendo la lista (puedes dibujar los alimentos para que te ayude a encontrarlos). Otra opción es evitar directamente llevarlo hasta que vaya aprendiendo a expresar sus emociones.

Cómo actuar durante la rabieta

Durante el momento de la rabieta normalmente el niño no puede escuchar, ni razonar, ni dominar la emoción (por mucho que le digamos). Así que en ese momento lo mejor es acompañar. Algunas cosas que puedes hacer para que se calme:

  • Mantener la calma y respirar profundamente. Recuerda que en ese momento no tiene control sobre su conducta, así que no lo está haciendo a modo de chantaje ni para ponerte en evidencia.
  • Si lo permite, abrazarlo y darle nuestro cariño y comprensión.
  • No ceder ante lo que ha desencadenado la rabia, ya que entonces no aprenderá a gestionarla. Si, por ejemplo, la rabieta se da en el supermercado porque no le hemos comprado galletas, no ir a por ellas para que la rabieta pare.
  • Esperar a que se le pase.

Qué hacer después de la rabieta

Este es el momento más importante para que pueda aprender a gestionar mejor sus emociones.

  • Trátalo cariñosamente, incluso en ese momento. Lo que ha hecho no es nada personal, no te lo tomes así.
  • Dile el nombre de la emoción que ha sentido, y explícale que es normal. Señala la conducta inapropiada, pero no critiques la emoción en sí.
  • Ayúdale a pensar racionalmente (ya que él todavía no puede) y explícale como todos sentimos emociones y las cosas que hacemos para controlarlas.
  • Enséñale qué puede hacer la próxima vez que sienta la rabia y llegad a un acuerdo.
spot_imgspot_img

Artículos Relacionados

¡¡Síguenos en RRSS!!

1,566FansMe gusta
1,548SeguidoresSeguir
1,641SeguidoresSeguir

Conoce nuestra Escuela Infantil

Indícanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para fijar un día y hora. ¡¡Tenemos muchas ganas de enseñarte nuestra Escuela Infantil!!

Visita Virtual Vallmontspot_img

Últimos Artículos