miércoles, julio 24, 2024

Mindfulness o atención plena como herramienta en Bachillerato

Los cursos de bachillerato son muy estresantes, siempre con la EVAU en mente y con la incertidumbre sobre el futuro rondando en la cabeza. Para llevar mejor esta etapa, tenemos una herramienta muy interesante para nuestros hijos: el mindfulness.

A través del mindfulness, los alumnos de bachillerato pueden aprender a desarrollar la atención plena al momento presente, a gestionar mejor el estrés y a aceptarse sin juicios. ¿Conoces el mindfulness?

¿Qué es el mindfulness?

El mindfulness (también conocido como atención plena) son ejercicios de meditación que tienen el propósito de conectar con el presente. Es una manera de entrenar la mente para controlar el flujo de pensamientos.

El propósito de ello es dejar la incertidumbre y el estrés del futuro a un lado, y olvidarse de las experiencias pasadas para centrarse en el aquí y el ahora. Así se consigue poner el foco de los pensamientos en una sola cosa. Por ejemplo, si se está estudiando, no pensar a la vez en las posibilidades de aprobar. Pensar solamente en lo que se está leyendo y aprendiendo.

En resumen, practicar mindfulness es aprender a dejar fluir los pensamientos sin hacerles caso y sin juzgarse a uno mismo.

¿Cómo empezar a practicar mindfulness con alumnos y alumnas de bachillerato?

Hay muchas herramientas para poner en práctica el mindfulness desde casa:

  • Guía Headspace para la meditación, serie de Netflix: se compone de capítulos breves en los que se enseñan técnicas para aprender mindfulness. También existe la app para el móvil.
  • Apps de mindfulness: hay muchas apps (tanto gratuitas como de pago) en las tiendas de aplicaciones. Algunas interesantes son Yivana Meditación, Insight Timer o Lojong.
  • Podcast: también hay muchos podcast sobre meditación, algunos que están bastante bien son “Cómo vivir con calma mental”, “Meditada” y “Esto es Mindfulness”.
  • Diario de meditación: es útil tener un cuaderno en el que puedan apuntar sus logros, sus dificultades y sus estados emocionales, de modo que sepan identificarlos.
  • Atención plena en lo cotidiano: un ejercicio para el que no se necesita nada en particular. Se trata de poner foco en lo que se hace durante los momentos cotidianos. Por ejemplo, a la hora de comer. Mientras se come, hay que dedicar tiempo a concentrarse en la comida: su color, sus olores, su textura, su sabor… es una forma de estar centrado en una sola cosa.

Beneficios del mindfulness para el alumnado

  • Reduce el estrés.
  • Mejora la concentración.
  • Ayuda a que cada alumno se conozca mejor a sí mismo.
  • Si se hace en grupo, propicia un espacio de crecimiento.
  • Es una manera de observarse a uno mismo, pero sin juzgarse.
  • Sirve para controlar y regular la respiración.
  • Promueve la autocompasión y el respeto hacia uno mismo.
  • Aumenta la autoconfianza.

Al final, el mindfulness no deja de ser una manera de estar presente en el ahora, y por tanto dejar soltar las preocupaciones futuras y pasadas. Desde luego, conseguir algo así no es nada sencillo, y menos con el ritmo de vida acelerado de nuestra sociedad. Pero merece la pena intentarlo.

spot_imgspot_img
Artículo anterior
Artículo siguiente

Artículos Relacionados

¡¡Síguenos en RRSS!!

1,566FansMe gusta
1,548SeguidoresSeguir
1,641SeguidoresSeguir

Conoce nuestra Escuela Infantil

Indícanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para fijar un día y hora. ¡¡Tenemos muchas ganas de enseñarte nuestra Escuela Infantil!!

Visita Virtual Vallmontspot_img

Últimos Artículos