miércoles, mayo 29, 2024

Tenemos un hijo de altas capacidades: ¿y ahora qué?

Cuando un psicólogo especializado detecta que nuestro hijo o hija tiene altas capacidades, comienza un difícil proceso de aprendizaje para los padres en el que predomina la incertidumbre.

¿Cómo sabemos si nuestro hijo tiene altas capacidades?

Antes de comenzar, es necesario saber que para que se considere que un niño tiene altas capacidades, es necesario que un psicólogo especializado lo detecte. No es un diagnóstico, más bien se considera una condición. En España, cada Comunidad Autónoma decide qué es considerado “altas capacidades”, por tanto, es un poco confuso, ya que no existe una estandarización.

Pero algunas cosas que pueden dar pistas de que podemos tener un hijo con altas capacidades son:

  • No responden ante el premio y el castigo, necesitan respuestas razonadas y congruentes.
  • Tienen un gran sentido de la justicia (se nota en frases como “esto no es justo”).
  • Se hacen preguntas trascendentales.
  • Necesitan desafíos y retos.
  • Sienten emociones muy intensas.
  • Tienen hipersensibilidad física (costuras que les molestan, algo que les pica…).
  • Pueden presentar asincronía (diferencia entre edad mental y física). Un ejemplo de esto es que saben cómo construir un juego de piezas, pero todavía son torpes en sus movimientos.
  • Presentan baja tolerancia al error y a la frustración.
  • Se autoexigen mucho y tienen mucha autocrítica.
  • Son perfeccionistas.

También podemos encontrar niños o niñas con altas capacidades que no presentan ninguna de estas características. Es necesario que un profesional detecte la condición, nunca debemos dar por hecho que nuestro hijo tiene altas capacidades sin la ayuda de un experto.

Altas capacidades no equivale a alto rendimiento

En principio, un niño o niña con altas capacidades podría ser aquel que sobresale de manera extraordinaria en un ámbito de la inteligencia o uno cuyo CI es superior a 130, pero hasta que se llega a detectar puede pasar mucho tiempo, porque altas capacidades no tiene por qué equivaler a alto rendimiento académico.

Es decir, asumimos que un niño con altas capacidades tiene que sacar muy buenas notas, y no tiene por qué ser así.

Tener un hijo con altas capacidades es una condición que plantea un desafío educativo, tanto para las instituciones como para los padres, ya que necesitarán un modelo educativo que entienda su diversidad y lo acompañe.

Educar a un hijo con altas capacidades

A la hora de educar a un hijo con altas capacidades debemos replantearnos los paradigmas de educación tradicional. Y eso es así porque, generalmente los niños con altas capacidades tienen una gran sensibilidad y necesitan entender bien el porqué de las cosas. Tenemos que buscar el equilibrio entre firmeza y flexibilidad, argumentar muy bien los motivos de hacer una cosa u otra y apoyar la educación con una comunicación emocional.

Por tanto, tenemos que desaprender lo que creíamos saber sobre la educación y comenzar a aprender nuevas técnicas. Y, sobre todo, vivir con naturalidad el proceso. Por supuesto, no hay que pasar solos por ello, la comunidad educativa está ahí para asesorar a los padres ante este desafío tan emocionante.

spot_imgspot_img

Artículos Relacionados

¡¡Síguenos en RRSS!!

1,566FansMe gusta
1,548SeguidoresSeguir
1,641SeguidoresSeguir

Conoce nuestra Escuela Infantil

Indícanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para fijar un día y hora. ¡¡Tenemos muchas ganas de enseñarte nuestra Escuela Infantil!!

Visita Virtual Vallmontspot_img

Últimos Artículos