miércoles, mayo 29, 2024

Adiós a primaria, bienvenida secundaria

El cambio de primaria a secundaria implica un nuevo comienzo en el que los niños empiezan su transición a la adolescencia. ¿Sabes cómo puedes ayudarlos?

¡Otro curso que termina! Cuántas cosas aprendidas, cuántas experiencias vividas. Ahora tenemos todo el verano por delante para vivir aventuras y retomar las fuerzas para el siguiente curso. Pero, ¿cómo afrontar el cambio de primaria a secundaria?

Los cambios importantes de primaria a secundaria

Una de las cosas que más cambian no es la etapa educativa en sí, sino que los niños se adentran en esa etapa emocionante que es la adolescencia. Notarás que poco a poco comenzarán a afianzar su identidad y a delimitar de forma más clara su autonomía. Además, en esta etapa los amigos y los iguales se convierten en personas muy influyentes, y los adultos dejan de serlo tanto. Pero eso no quiere decir que dejen de necesitarnos: al revés, desde la familia tenemos que ser guía y apoyo en toda la etapa secundaria.

A eso, por supuesto, hay que sumarle el resto de factores más académicos:

  • Pasan de ser los mayores de una etapa a los pequeños de otra. Por tanto, pierden ese estatus y tienen que construir uno nuevo.
  • Desorientación causada por el cambio de materias y clases.
  • Aumento de la exigencia académica.
  • Enfoque hacia qué quieren ser de mayores, cuáles son sus habilidades y qué les interesa estudiar.

Afrontar todo esto no es sencillo, pero con el apoyo del centro escolar y de las familias lograrán superarlo.

Cómo ayudar a los niños en el paso de primaria a secundaria

Hay muchas cosas que podemos hacer para acompañarlos en la transición de primaria a secundaria. La principal: escucharlos, quererlos y ayudarlos. Aunque comiencen a no aceptar nuestros consejos y opiniones como antes, seguimos siendo parte fundamental en sus vidas.

  • Hablar del cambio como algo positivo y con optimismo. Intenta no hacer afirmaciones preocupantes sobre la ESO (“ya verás la carga de trabajo”, “no te puedes relajar”), míralo como una oportunidad en la que va a poder elegir, evolucionar y avanzar.
  • Mantén rutinas y adáptalas. La rutina ayuda mucho en los cambios, así que el cambio de primaria a secundaria no tiene que eliminar las rutinas: al revés, hay que reforzarlas y adaptarlas al nuevo contexto.
  • Establece límites. Se trata de educar con amabilidad, pero con firmeza, y siempre negociando soluciones que sean respetuosas para todos.
  • Implícate en su rendimiento académico. Como siempre, haz un seguimiento de qué tal le va a nivel académico y si necesita ayuda en algo. Que sean más autónomos no significa que no nos necesiten.
  • Cuida su salud y vigila sus hábitos. La adolescencia es un momento de cambios en el cuerpo y de hábitos. Mantén en casa una rutina en la que comer y cenar juntos sea importante, donde entre todos mantengáis una alimentación saludable, en la que haya cabida para la actividad física y donde la higiene se adapte a las nuevas necesidades físicas que se dan en el paso a la adolescencia.
  • Sigue haciendo planes en familia. No interrumpas la vida familiar, sigue haciendo planes con tus hijos y habla con ellos a diario para conocer sus gustos, sus inquietudes, para dar respuesta a sus preguntas y para seguir manteniendo un vínculo con ellos.
spot_imgspot_img

Artículos Relacionados

¡¡Síguenos en RRSS!!

1,566FansMe gusta
1,548SeguidoresSeguir
1,641SeguidoresSeguir

Conoce nuestra Escuela Infantil

Indícanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo para fijar un día y hora. ¡¡Tenemos muchas ganas de enseñarte nuestra Escuela Infantil!!

Visita Virtual Vallmontspot_img

Últimos Artículos